Cabos

Cabos de amarre para embarcaciones con todos los accesorios complementarios que puedas necesitar. Elásticos y de fondeo. ¡Amarra tu embarcación con la mayor seguridad!

Filtros activos

Cabo de Fondeo

Cabo para fondeo fabricado en fibra de poliéster de doble trenzado. Para amarre de embarcaciones, anclas y otras aplicaciones.

Precio por metro.

Precio 0,52 €

Cabo elástico

Cabo elástico trenzado y fabricado en látex de alta calidad, cubierto de filamentos de polipropileno AT con marcador azul

  • 4 mm 
  • 6 mm
  • Se suministra por metro lineal
Precio 0,70 €

Pulpo Elástico Inoxidable

Pulpo Elástico Inoxidable con revestimiento de nylon externo, núcleo interno látex puro con ganchos de acero inoxidable.

Varias medidas a elegir.

Precio 2,22 €
  • Nuevo

Terminales para cabos...

Terminales para cabos elásticos trenzado o cuerdas de tres capas. Muy fácil hacer nudos corredizos o realizar empalmes de cabo. 

  • Línea compacta: 5mm
  • Línea suave: 6mm

Este producto incluye 2 unidades.

Precio 9,56 €

Cabos de amarre y fondeo

Los cabos de amarre y fondeo son fundamentales para cualquier embarcación, ya que permiten realizar dos de las maniobras más básicas del mundo de la navegación, el fondeo y el amarre. Son cabos náuticos preferiblemente torcidos en 3 o 4 cordones, ya que esta confección es perfecta para que se estiren, vuelvan a recuperarse y amortigüen eficazmente los golpes. Los cabos trenzados, en cambio, ceden menos, y por ello son más utilizados en las maniobras del velamen.

Cuando fondeamos amarramos nuestro navío al fondo del mar por medio de un ancla. Con un ancla adecuada por peso y dimensiones y un cabo de fondeo lo suficientemente largo, no deberíamos tener ningún problema en realizar la maniobra de fondeo.

El fondeo en los fondos marinos arenosos o con fango permite que el ancla se clave con mayor facilidad y se genera cierto efecto de succión que aumenta la fuerza del agarre. En las cartas náuticas suelen venir indicados los mejores lugares para echar anclas

Cuando el ancla al final de nuestro cabo de fondeo no ha quedado bien enganchada al lecho, se produce lo que en náutica se conoce como garreo, que es el arrastre del ancla por el fondo.

La maniobra de amarre, por su parte, hace referencia al momento de asegurar el barco cuando llegamos a puerto y queremos atracar. El cabo de amarre se tiende desde las cornamusas del barco -salientes de metal que sirven precisamente para anudar sogas- hasta las del pantalán del puerto, ajustando bien la longitud para que la embarcación quede firme y no se separe de aquel.

En Todoneumaticas recomendamos los cabos de poliéster para esta labor. El poliéster tiene buena carga de trabajo y con poquísimo estiramiento. Gran resistencia al agua salada, al rozamiento (en seco y en húmedo) y al sol. Lo que hace que el poliéster sea la fibra más empleada en la cabullería. Se utiliza como material en el alma de drizas y escotas e incluso en cabos de amarre. En la cabullería para regatas, el poliéster también tiene un papel importante como funda para proteger los materiales “pro” y “hig-tech” de los UV. Las excelentes cualidades del poliéster hablan por sí solas.

Volver arriba