POSTNEUMATICAS
¿Qué neumática me compro?
5 (100%) 3 votos

Las embarcaciones neumáticas son una excelente opción para quienes se inician al mundo de la náutica. Válidas para la pesca, el recreo o como embarcación auxiliar. Si estás pensando en comprar una sigue leyendo.

Estas embarcaciones son inmejorables para los que se inician en la náutica, su precio no es elevado y son muy versátiles. Además, son una alternativa excelente para quienes necesiten un transporte auxiliar con el que disfrutar de calas y rincones estupendos. También nos proporcionan seguridad en caso de encontrarnos en aprietos. Las neumáticas nos pueden ayudar en caso de sufrir accidentes con nuestros barcos, son idóneas para el salvamento.

Descubre lo que debes saber antes de comprar la tuya.

No te precipites

Comprar una embarcación neumática no es algo que podamos hacer a la ligera. Si estamos en el mundo de la náutica veremos muchas ofertas de neumáticas y algunas muy interesantes pero no podemos precipitarnos y tirarnos de cabeza a la primera oferta golosa que veamos. Por más que sintamos la necesidad o queramos darnos un capricho hay que comparar y sobre todo saber qué es exactamente lo que queremos y que nos hace falta. Debemos buscar una neumática que se adapte a todas nuestras necesidades. Tenemos que hacer de ella una inversión y no un gasto tonto porque fuera un capricho pasajero o una oferta volátil. A muchos les pasa que ven que la temporada viene ya de frente y compran lo que sea, mientras flote, que más da lo demás.

Estas embarcaciones, aunque tengan pequeña eslora, son algo complejas, debemos prestarle la misma atención que a un barco a la hora de su compra. No te dejes llevar por impulsos, sé cauto en tu elección, así no te arrepentirás.

Marcar los límites

Un consejo que sirve para todo, antes de comprar y después de haber estado investigando como está el mercado de lo que buscas, debes establecer el presupuesto. Marcar un límite económico. No se debe superar el presupuesto marcado a no ser que el sobrepaso sea algo mínimo y notorio en cuanto a características o bien,  por algo de personalización. Sino siempre debemos tener en cuenta nuestro presupuesto, el cual hemos hecho ajustado a nuestras necesidades y no a lo loco. Hay que ser sincero con uno mismo y saber cuánto nos podemos gastar realmente. El presupuesto es el factor más determinante a la hora de la compra.

Como ya tenemos marcadas nuestras necesidades ahora tenemos que hacer una búsqueda de las embarcaciones que las pueden cubrir. Por ejemplo, la eslora, el motor que pueda llevar, cuánto le daréis de uso, cuántos iréis en ella normalmente, el material (PVC O neopreno), potencia y las demás preferencias.

¿Para qué la quiero utilizar?

La elección de una embarcación debe llevarse a cabo en función del programa de navegación. Por lo tanto, es conveniente definir previamente cual será el tipo de uso que le vayamos a dar: paseo, salidas de día, navegación con la familia, pesca, esquí náutico, pequeño crucero de día… Si las salidas van a ser en familia en aguas protegidas, el concepto del confort a bordo será un punto primordial. Hay que tener en cuenta que si la navegación va a ser en mar abierto, las exigencias en el diseño de carena van a ser más importantes. Y si va a guardar la embarcación en el garaje de casa y remolcarlo después de cada salida, considere también qué posibilidades y facilidades va a tener.

Lo que sí o sí debes tener claro es que para cualquier actividad para la que la vayas a usar debe ser cómoda y segura.

Considerar el mantenimiento

Está claro que el precio final del barco no considera los costes de mantenimiento que éste va a requerir. Hay que ser consecuente en la adquisición considerando lo que va a suponer luego un desembolso periódico en las tareas de revisión, mantenimiento, combustible, etc. No nos dejemos llevar por el atractivo de una potencia elevada sin valorar que, más adelante, ésta va a repercutir en las tareas de mantenimiento, en el consumo o en el mayor peso. Consulte este tema a fondo con el distribuidor.

Cerciorarse y dejarse aconsejar

Como para todo lo que se compra de segunda mano y si no entendemos mucho ees mejor ir acompañado de un profesional que nos pueda aconsejar. Aunque no nos guste en este mundo hay mucho pirata y si tú vas con toda la ilusión de comprarte una neumática porque te han hecho una buena oferta puede ser que después te lleves una sorpresa desagradable. Y como no queremos que te pase eso, te recomendamos que vayas con algún experto que le de el visto bueno a la embarcación y te comente los pros y los contras que él aprecie.

El motor

Normalmente las neumáticas se venden sin fueraborda pero siempre se abarata el precio si compras el pack. Un pequeño inconveniente de los pack, que no tiene porque ser así es que la embarcación esté genial pero el motor se quede un poquito corto. A la hora de comprar el fueraborda debes tener en cuenta la capacidad máxima de potencia que la neumática resiste, todo eso viene en la placa de la neumática. Debemos tener en cuenta la capacidad máxima de potencia que resiste la embarcación y el límite permitido.

El mundo de los fuerabordas es muy amplio. Todo suma o todo resta, el tipo de arranque, el tipo de eje, la marca, los caballos, un sin fin de características. Por eso es bueno que a la hora de hacer nuestro presupuesto contar con el precio oscilado del motor. Sino se nos va a ir la cosa de las manos.

El amarre

Si vamos a dejar el barco en el puerto convendrá solicitar plaza, o apuntarse a la lista de espera con el tiempo suficiente. En algunos puertos es difícil obtener un amarre, y las tarifas de alquiler pueden variar ostensiblemente de uno a otro, aunque disten a muy pocos kilómetros. Otra opción puede ser la de tener la neumática en el remolque bajo pupilaje del puerto, siempre más barato que en el agua, si la bajamos y la subimos nosotros mismos por la rampa.

Y si la quieres como embarcación auxiliar de un velero, por ejemplo. Pues debes tener en cuenta el ancho de la manga de popa. Normalmente y por cuestiones estéticas la eslora de la neumática no debe sobrepasar la medida de la manga del velero o del barco principal.

¿PVC o Neopreno Hypalon?

Una de las grandes cuestiones que viene debatiéndose desde hace décadas es el tipo de tejido de un modelo hinchable, ya sea neumática o semirrígida. Cada tipo de tejido tiene sus ventajas e inconvenientes. El neopreno hypalon es más caro, pero ofrece una mayor resistencia a los hidrocarburos, a los rayos ultravioleta y a la abrasión. Es más confortable y fácil de reparar. El PCV es más barato, ofrece una buena resistencia, excelente estanquidad y es reciclable, pero es menos flexible y confortable.

El Hypalon tiene una mejor resistencia al calor, los rayos UV, los cambios de clima, la decoloración, los microorganismos, los hongos y la porosidad. A pesar de que el PVC tiene una resistencia aceptable a estos mismos parámetros no llega a la calidad del Hypalon.

El PVC ofrece buena resistencia a grasas, aceites y derivados del alquitrán, pero Hypalon ofrece una resistencia mucho mayor a estos químicos.
Una forma sencilla de saber si la neumática es de PVC o de Hypalon, es fijarse en las uniones verticales de los flotadores, en las de Hypalon solo se ve un borde porque se monta una tela sobre otra y se pegan con pegamento, las de PVC se termosellan con calor poniendo una banda sobre los dos bordes que se unen y por lo tanto las costuras presentan dos bordes.

En resumen, el Neopreno Hypalon es más caro, pero ofrece una mayor resistencia a los hidrocarburos, a los rayos ultravioleta y a la abrasión. Es más confortable y fácil de reparar. El PCV es más barato, ofrece una buena resistencia, excelente estanquidad y es reciclable, pero es menos flexible y confortable.

pvc vs neopreno

Suelo inflable o rígido

Las lanchas neumáticas suelen dividirse en dos tipos: suelo hinchable y suelo rígido construido con traviesas de aluminio o tablillas de contrachapado. Si buscamos bajo peso, navegación cómoda para los pasajeros, suavidad y sencillez en el montaje, el suelo hinchable con aire a presión es ideal. Para mayor velocidad, más estabilidad, mayor rigidez estructural y un uso más eficiente de la energía, el suelo rígido es la mejor apuesta.

Algunas modelos de neumáticas se fabrican con ambos suelos. Siendo siempre el suelo rígido un poco más caro.

comparativa2

Conclusión

A la hora de comprar, es súper importante tener en cuenta el uso que le queremos dar, para combinar peso, tejido, suelo, motor fueraborda y extras adecuados a nuestro programa de navegación. Si acertamos en cada uno de estos cinco factores, nuestra nueva neumática puede llegar a ser una aliada imprescindible en nuestras aventuras marítimas.

¡Busca ya la tuya!