normas de convivencia en el mar
Normas de convivencia en el mar
5 (100%) 1 voto

Conocer las normas de convivencia en el mar resulta algo fundamental para que todos podamos disfrutar de las calas y playas de nuestro país como nos merecemos. El respeto por las normas debe ser lo primero. 

Saturación veraniega

El verano es la estación que más visitantes foráneos concentra. Estos visitantes se suman con los habitantes naturales de la costa, desde los paisanos hasta la fauna, tanto marítima como terrestre. También coinciden en el mar los bañistas, surfistas, embarcaciones de ocio, yates, barcos pesqueros deportivos y profesionales de todos los tamaños. Esta concentración de bañistas y el exceso de embarcaciones producen una saturación en las calas y playas, en la Península y aún más en las islas. Y todavía no se ha puesto remedio ni se ha aportado solución a estos conflictos. Por eso mismo en este artículo vamos a hacer un repaso de las normas de convivencia en el mar.

Normas de convivencia en el mar

Situaciones reales

Por poner un ejemplo de plena actualidad. El caso de las calas de Portals Vells. En esta zona del litoral mallorquín son los mismos tripulantes y bañistas los que han lanzado un mensaje de alarma ante la saturación de embarcaciones de distintos tamaños que se vive en sus calas. Día a día se viven los “uuuuiiis” a causa de una casi posible colisión y los bañistas son testigos de maniobras extremas por parte de las embarcaciones. Las calas están abarrotadas de barcos pero a pesar de eso entran barcos de empresas con más de 300 turistas a bordo creando situciones de conflicto y confrontaciones entre embarcaciones, provocando con ello el saturado las playas. Ahora mismo se puede decir que a causa de estas situaciones, Mallorca es un paraíso masificado, donde sobra el descontrol y falta protección.

La importancia de las normas

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la mayor parte de estos incidentes se podrían haber evitado. Como ya hemos dicho antes existen ciertas normas de convivencia marítima. Cada parte involucrada, bañistas y embarcaciones, tienen unos derechos y unas obligaciones y esa es la base del todo. En el mar también existen las leyes, no es el libre albedrío quien rige las normas. De hecho, la legislación marítima no es para nada fácil, y su extensión y profundidad se asemeja a la terrestre y al igual que en la tierra la ignorancia no te exime del castigo.

Vamos a hacer un breve repaso de las normas de convivencia marítima más importantes y con esto esperamos que nuestros lectores conozcan, aprecien, valoren y cumplan estas bases para una correcta convivencia en el entorno marino.

Principales normas de convivencia

Proteger al más débil

  • La norma que siempre prevalecerá es la de proteger al más débil. Por ejemplo, si una lancha a motor y un bañista se cruzaran, la embarcación tiene que ceder el paso al bañista y rodearlo, ya que el bañista no puede rodear a la embarcación con la fuerza de sus brazos y piernas. En el caso de un cruce entre una lancha a motor y un velero, se aplica el mismo principio: la lancha a motor tiene que ceder el espacio ya que el velero es menos maniobrable.

Las distancias libres a la costa para pescar

  • Los barcos de pesca de arrastre registrados en la región tienen derecho a pescar a partir de una profundidad de 50 metros. Esta norma, que a primera vista puede parecer vaga, no lo es en absoluto. Las profundidades del mar están detalladamente indicadas tanto en cartas náuticas como en los programas informáticos de cartografía náutica. Las autoridades marítimas saben exactamente en cada punto del mar si un barco pesquero está dentro de la zona legal o no.
  • Los pequeños barcos de pesca deben respetar una distancia a la costa de 3 millas náuticas (o marítimas) para empezar su trabajo. La misma distancia a la costa de 3 millas se aplica para el aficionado que pesca desde una embarcación. Además, un pescador aficionado debe respetar siempre una distancia de 300m de distancia a los barcos dedicados a la pesca profesional. En todos los casos se debe tener una licencia de pesca y un seguro
    Ahora veremos la legislación aplicada a los submarinistas.

Para los submarinistas

  • Generalmente cualquier submarinista que esté fuera de las zonas marítimas reservadas para los bañistas debe indicar visiblemente su posición con una boya de color naranja para los submarinistas a pulmón, y rojo-blanco para los submarinistas con botella. El submarinista debe permanecer dentro de un diámetro máximo de 15 metros de la boya, y los barcos se deben mantener a una distancia mínima de 25 metros de la misma.
    Si un grupo de submarinistas practican su deporte desde una embarcación, ésta debe mantener izada la bandera “Alfa”, azul – blanco, la función de esta bandera es la de alertar y prohibir a las demás embarcaciones acercarse a menos de 100 metros de distancia. La señalización en el mar es vital.
  • La pesca submarina con botellas y arpón está totalmente prohibida. Incluso pescando con arpón en submarinismo libre/a pulmón y con base en una embarcación, correríamos el riesgo de recibir una sanción si en la embarcación se hallasen botellas de oxígeno. Únicamente se autoriza a utilizar arpones manuales o impulsados por medios mecánicos, y el fusil no puede tenerse cargado fuera del agua
    De noche, tanto el submarinismo con botella como la pesca submarina, están totalmente prohibidos.

Los permisos y licencias

  • El patrón de una embarcación a motor debe estar en posesión del permiso de navegación correspondiente al tamaño de la embarcación y a la potencia del motor. Las embarcaciones a motor pueden acercarse a la costa a una velocidad máxima de 3 nudos en las áreas marcada por una boya verde y una roja. Cuando entren dentro de un puerto, lo harán también a una velocidad máxima de 3 nudos.

Una breve conclusión

A todos nos gustan las calas y las playas por eso debemos cuidarlas y mimarlas como se merecen. Sino por la avaricia de unos cuantos nos acabaremos hundiendo todos y los primeros afectados serán los turistas y por consiguiente los negocios. Y ya sabemos de dónde se sostiene la mayor parte de la economía costera.

Para los bañistas

Los municipios tienen la obligación de asegurar las playas para los bañistas con boyas amarillas. En estas zonas los bañistas tienen el derecho de hacer ¡casi cualquier cosa!, aunque con algunas excepciones. En un caso de emergencia, una embarcación puede penetrar en estas zonas delimitadas por boyas.

normas de convivencia en el mar