Guillermo Flores entrevista

Hoy, en nuestra tienda náutica, nos ha visitado Guillermo Flores, Campeón de España de vela en la clase Laser Standard y firme candidato a representar a nuestro país en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Hemos aprovechado para preguntarle por sus éxitos recientes, por sus opciones para participar en los próximos JJOO, y, sobre todo, por su relación con el sector náutico y el mar desde su infancia.

Queremos entender cómo se hace un campeón y qué esfuerzo es necesario para conseguirlo. También queríamos conocer qué se puede mejorar en el deporte de la Vela en España, y cuál es la tendencia en el futuro.

Índice

Los inicios de Guillermo Flores en la vela

Guillermo Flores nos cuenta cómo se adentró en el mundo de la vela, sus mayores influencias y cómo se pueden iniociar los más jóvenes a esta modalidad deportiva.

¿Desde cuándo practicas la vela?

 Desde muy pequeño. Comencé a los 7 años. Empecé con un barco de pequeñas dimensiones, un cajón de 2,35 m con una vela cuadrada.

Desde los 7 u 8 años hasta los 15 se navega en Optimist.

 

¿Cómo te aficionaste? ¿Alguien fue el causante de iniciar carrera deportiva en vela?

 Vivo cerca del mar, en El Rompido (Huelva). Mi padre siempre estuvo relacionado con este mundo. Estudió marina mercante y tenía una embarcación de vela ligera desde que soy pequeño. Eso implicaba que todos los veranos montábamos en el barco. Sin embargo la iniciativa deportiva y competitiva partió de mí.

A pesar de que en la familia teníamos conocidos que sí conocían la parte competitiva de la vela, siempre avisaban de lo complicado de aventurarse en este deporte. No es fácil.

Mi primera competición fue a los ocho años

 

 ¿Qué modalidades de vela has practicado hasta ahora?

Hasta los 15 años se navega en la clase Optimist. No destaqué a nivel nacional en aquella época y cuando mi tamaño se convirtió en excesivo para esta embarcación, comencé mi andadura en la clase Laser. Paso a paso se va incrementando el tamaño de la vela (son tres) hasta que se coloca la que comparte nombre con la denominación de la clase: la vela Standard.

 

¿Afecta la estatura y el peso a las modalidades de vela? Recuerda a las situaciones en deportes de motor como el automovilismo y el motociciclismo.

Sí. El barco necesita de un peso específico para rendir de forma óptima, y también forma parte de la preparación física adaptarse mediante el peso a lo adecuado para una determinada embarcación.

 

Guillermo Flores y la clase Laser Standard

La clase Laser Standard ha llevado a Guillermo Flores a lo más alto de la vela nacional. El deportista de élite no desgrana las particularidades de esta clase de embarcación.

 ¿Qué destacarías de la modalidad que practicas, la clase Láser Standard?

Lo primero, el casco se mantiene siempre igual. Tiene tres tamaños de vela distintas. Cambiando solo la mitad del mástil (el mástil tiene dos partes) aumentas su tamaño con una de las dos partes, y, por tanto, también se incrementa la vela.

Hasta los 17 años se sigue manteniendo la vela más pequeña. Luego se pasa a una vela intermedia, que es la que defienden las mujeres senior en las olimpiadas. Finalmente los hombres pasan a la vela Standard, que da nombre a la clase, y que es la que permite participar en las mismas condiciones que los senior.

Se considera que eres senior a partir de los 21 años, pero pueden competir los menores de esa edad desde que tienen la vela Standard. De hecho compiten juntos en las regatas. Con 20 o 21 años hay chavales con un físico que ya les permite competir en igualdad de condiciones con los senior.

Clase Laser Standard
Clase Laser Standard

¿Cómo te sientes tras haber ganado el Campeonato de España de la clase Laser Standard? Con ello estás a un paso menos de participar en los JJ.OO. de Tokio 2020.

 Ha sido un premio grande en estos tres últimos años. Vengo de una lesión grave; una hernia discal de la que tuve que ser intervenido.

Los problemas comenzaron en 2014 y en 2016 pasé por quirófano. Me ha costado de dos a tres años volver a estar al 100%. Hasta la temporada 2017/2018 no pude plantearme volver a los entrenamientos. De hecho, en su momento, no sabía si iba a volver a navegar otra vez.

Con todo esto se entiende la ilusión que aporta la consecución del Campeonato de España para seguir adelante y así poder luchar por cosas importantes.

 

¿Cuáles son las lesiones deportivas más frecuentes en la práctica de la vela?

Espalda y rodilla, principalmente. Y cada vez más, los tobillos. Esto ocurre por las modificaciones en la técnica de navegación en los últimos años. El esfuerzo en esta zona del cuerpo se ha intensificado.

Es fácil de entender. Vamos colgados con la mitad del muslo hacia afuera y rectos como una tabla. Toda la tensión de base te la da el cuádricep con la pierna lo más estirada posible. De este modo, la tensión en la rodilla es brutal, y constante. Si no aguantas erguido, te vas doblando y al final la columna vertebral lo sufre.

 

El camino de Guillermo Flores hacia los JJOO de Tokio

Los Juegos Olímpicos de Tokio están muy cerca y Guillermo Flores cuenta con serias opciones de participar. Le hemos preguntado sobre los planes de los candidatos españoles para conseguir el sueño de ser olímpico. Hemos querido también que nos desgrane las dificultades actuales a las que se enfrentan los jóvenes regatistas.

¿Para asegurarte ir a los JJOO puedes hacer algo más, o todo queda ya en manos de la federación?

Se puede hacer mucho más. Está todo en juego.

Por su nivel, las competiciones internacionales jugarán un papel definitivo en la confección final de los regatistas españoles que irán a los JJOO. La federación decidirá cuáles serán las citas selectivas para optar a la plaza en los juegos de Tokio.

Es importante señalar que, al margen de los resultados en estas regatas, hay una decisión técnica de la federación que puede variar la decisión. El problema añadido es que España, como país, aún no tiene plaza olímpica. No hemos clasificado para los JJOO. El primer paso es clasificar a España. No es algo nuevo, en el anterior ciclo olímpico ocurrió igual; se clasificó en las últimas oportunidades.

Sucede un poco como en la selección de fútbol. Alguien tiene que clasificar al país, pero eso no significa que todos esos jugadores participarán en un Mundial. Eso sí, quien logre la clasificación en las últimas oportunidades tiene todas las papeletas para conseguirlo.

A los Juegos Olímpicos solo puede ir un participante por país y embarcación.

  

Perteneces al Club Náutico Rio Piedras. ¿Qué función tienen los Clubes Náuticos en la promoción de la vela?

 En la promoción de base, mucho. En cuanto a la promoción de la vela competitiva creo que en los últimos años están habiendo lagunas, porque los clubes no pueden asumir desde los tiempos de la última crisis los costes de la vela de alta competición.

Por otra parte, la federación se implica en la clase Optimist, pero hay un salto muy grande a partir de los 15 años. No hay un apoyo claro a una clase, a un salto de categoría. Hay que costearse la participación en los campeonatos nacionales. Las subvenciones se consiguen a posteriori en base a un resultado. Son ya unos ocho años los que llevamos en esta situación.

Es algo que ha ocurrido en todos los deportes, pero hay federaciones que lo están sufriendo más que otras. Pongo por ejemplo el atletismo y la vela. Son federaciones que han sufrido mucho a nivel económico y técnico.

  

Los regatistas españoles han sido siempre una fuente de alegría y satisfacciones en los JJOO. ¿Qué se puede mejorar a nivel estatal para que esa tendencia continúe?

La tendencia no va a frenarse porque tenemos casos individuales muy buenos. Tenemos un país que está rodeado de mar. Miles de kilómetros de costa. Quizá en Andalucía no tenemos esa potencia pero en el este de la costa mediterránea sí encuentras clubes importantes que apoyan al deporte de la vela de un modo más profesional.

El problema es que estas individualidades que sostienen los futuros éxitos en este deporte no nacen debido al esfuerzo federativo, sino que nacen del propio esfuerzo.

¿Cómo se puede mejorar? Creando un programa federativo de base. Guiar al deportista desde los comienzos, y una ayuda a dar ese salto tan complicado que llega al dejar la clase Optimist y enfrentarse a nuevas embarcaciones. Los 16 y 17 años son cruciales en este aspecto, ya que se sienten perdidos. El apoyo federativo es fuerte a niveles de alto rendimiento, pero el camino para llegar a ese nivel es el que está siempre nublado. Ese camino se hace, a día de hoy, bastante solo.

  

¿Crees que los regatistas de élite extranjeros cuentan con más recursos en su preparación que los regatistas españoles?

 En los 10 últimos años hemos perdido algo de comba respecto a potencias tradicionales como Gran Bretaña, Francia u Holanda. También hay que decir que la inversión de estos países siempre fue muy superior, pero nuestro paso por la crisis económica agudizó la diferencia entre nuestro país y el resto.

El camino hacia Tokio 2020

¿Cuáles son tus planes deportivos hasta que veamos despejada la incertidumbre sobre tu participación en los JJOO?

 Esta temporada debo hacer todas las citas nacionales e internacionales al completo. El primer objetivo importante es el Campeonato Mundial que se celebrará en Febrero, en Melbourne (Australia). Lo siguiente será Génova, una cita muy importante que debe servir para clasificar a España en los JJOO de Tokyo. Entremedio se disputa el Campeonato de España, que no será menos importante a la hora de valorar los candidatos a los juegos. Y por último, si todo va bien estos próximos meses, llegará el gran premio: estar en los Juegos Olímpicos de 2020 en el mes de agosto.

 

Guillermo Flores y el sector náutico

Para competir en vela hay que querer al mar. Por eso hemos indagado acerca de otras actividades acuáticas que Guillermo Flores ha practicado o desea practicar en un futuro.

Sabemos que te apasiona la vela pero, ¿realizas otro tipo de actividades acuáticas? ¿Cuáles?

Por ocio, sí. En verano, donde yo vivo, tenemos la desembocadura del río Piedras y siempre he dispuesto de una embarcación neumática y de un bote familiar de 4 metros. También he practicado surf en invierno.

  

Una aproximación, ¿cuántas horas de navegación lleva Guillermo Flores en su cuerpo?

Incalculable. Porque ya no hablamos de entrenar o competir, sino de una vida ligada al mar desde mi infancia. Todos los veranos han sido en el agua. Insisto, incalculable.

 

Aunque no compitas con ella, ¿qué tipo de embarcación consideras más… divertida? ¿Por qué?

 Pues mira, no lo he probado nunca y desconozco como es a nivel competitivo, pero me parece muy divertido el foil, que ahora está muy de moda. En esta modalidad el barco se sustenta por encima del agua. Conforme adquiere alta velocidad la embarcación se eleva un metro por encima de la superficie acuática y solo queda la aleta por debajo. Estamos hablando de más 25 nudos con una embarcación de vela, una velocidad altísima. Es posible que el futuro de este deporte pueda tomar ese camino para ofrecer más espectáculo, velocidad y emoción.

Foil, deseo de Guillermo Flores

En Portal Náutico estamos muy agradecidos por la extensa, y no menos interesante entrevista que nos ha regalado Guillermo Flores. Le deseamos muchos éxitos, empezando por saborear la cita más soñada por cualquier deportista: los Juegos Olímpicos.

Pero aquí no acaba nuestro recorrido por el deporte de la vela. Muy pronto tendremos aquí a Quique, su entrenador, que nos hablará de aspectos más técnicos y también de embarcaciones semirrígidas, empezando por la Cobra Sailing que acompañará a Guillermo Flores en las próximas competiciones ¿Te lo vas a perder?

Entrevista a Guillermo Flores: regatista candidato a los JJOO de Tokio 2020
5 (100%) 4 votos