Como prevenir una caida al agua y qué hacer si ésta sucede

Los baños en el mar y la práctica de deportes de agua es una de las actividades de ocio preferidas por todos, y España ofrece muchas posibilidades para ello. Nuestras costas, la cantidad de pantanos, lagos, ríos y el gran número de piscinas tanto públicas como privadas, además del buen tiempo que suele caracterizar la mayor parte de las zonas, permiten disfrutar del ocio en el agua durante varios meses al año.

¿Pero sabemos realmente qué nos puede pasar y cómo prevenir ciertos accidentes?

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año fallecen por ahogamiento en Europa, más de 5.000 personas con edades comprendidas entre los 0 y los 19 años. Las personas que no llegan a ahogarse, también les supone un grave problema, ya que algunos de los que sobreviven a un ahogamiento quedan con un daño cerebral permanente.

La caída accidental de personas al agua es una de las principales causas de muerte en la mar, ya que puede pasar inadvertida y, en consecuencia, no se reciba el socorro necesario y hay que añadir que se puede sufrir hipotermia por permanencia prolongada en el agua.

PRECAUCIONES para evitar UNA CAÍDA AL AGUA

  •          Moverse por el barco con cuidado y con el cuerpo inclinado hacia el centro del mismo.
  •          Prevenir los movimientos del barco vigilando la mar.
  •          Sujetarse siempre a las partes sólidas del barco.
  •          Utilizar calzado con suela antideslizante.
  •          Ponerse el chaleco salvavidas y arnés antes de subir a cubierta. En todo caso, usar siempre ambos elementos en caso de mal tiempo. Verificar periódicamente los candeleros, los cabos de sujeción y los puntos de anclaje de los arneses.
  •          Colocar redes de protección en torno al barco si hay niños a bordo, o en cualquier caso, amarrarse firmemente.
  •          Evitar hacer las necesidades fisiológicas por la borda, y si ello no fuera posible, tomar las precauciones oportunas empleando un arnés.
  •          No correr sobre la cubierta.
  •          No bañarse en alta mar sin testigos y sin la existencia de una escala para volver a subir a bordo.
  •          No dormir en la bañera de las embarcaciones.
  •          Si se navega en solitario o con el piloto automático, resulta muy recomendable dejar por la popa un cabo de seguridad de 50 mts, provisto de nudos cada cinco metros y rematado por un flotador bien visible.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CAÍDA AL AGUA?

Las acciones que se mencionan a continuación, a título orientativo, son prácticamente instantáneas y simultáneas; el patrón de la embarcación debe saber en cada caso, que hacer. En caso de una caída al agua, se deben tener en conocimiento estas acciones y hacerlo lo más rápido posible:

  •          Gritar “hombre al agua” y controlar el tiempo que transcurre.
  •          Lanzarle de inmediato un aro salvavidas.
  •          Meter el timón a la misma banda de caída del náufrago.
  •          Parar el motor, la hélice podría golpear y dañar a la persona que está en el agua.
  •          Si es posible, lanzar una señal fumígena o una bengala.
  •          Enviar un mensaje “PAN” / “PAN”. Si pierde de vista al náufrago, pulse el botón Distress de la LSD y envíe un MAYDAY.
  •          Designar a alguien PARA QUE NO APARTE LA VISTA DEL NÁUFRAGO EN NINGÚN MOMENTO, señalándolo con el brazo ya que este puede desplazarse de nosotros unos 200 m por minuto.
  •          Anotar hora y minuto de la caída, rumbo y posición.
  •          Arrojar al mar objetos flotantes para balizar la estela, si no hemos alterado previamente el rumbo.
  •          Organizar a bordo el salvamento.
  •          Si se navega a motor, efectuar la maniobra de hombre al agua más adecuada a las características de la embarcación.
  •          Si se navega a vela, virar a barlovento, ponerse a la capa, dejarse a la deriva, y/o aproximarse con precaución al náufrago.

Nunca debe saltarse al agua en busca del náufrago sino se está bien amarrado al barco mediante un largo cabo y no se lleva puesto el chaleco salvavidas ya que ya no sería una persona en riesgo, sino dos.

Si es usted quien cae al agua:

  •          No intente nadar.
  •          No se deje dominar por el pánico.
  •          Póngase en posición fetal.
  •          Sujétese a todo lo que pueda flotar.
  •          No pierda de vista la embarcación.
  •          Haga señales.

Lleve SIEMPRE en su embarcación la equipación adecuada, como chalecos, aros salvavidas, emisora para poder comunicar cualquier incidencia…Y sobretodo, sea respetuoso con el mar y todo lo que hay en él. Puede ser maravilloso pero también una trampa peligrosa.

Déjanos tu voto