Todo lo que necesitas saber sobre cabrestantes manuales
Todo lo que necesitas saber sobre cabrestantes manuales
5 (100%) 4 votos

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre cabrestantes manuales, desde qué son y qué tipos hay, hasta cómo instalarlos y consejos que te ayudarán a elegir el cabrestante manual adecuado para tu embarcación.

¿Qué es un cabrestante manual?

Un cabrestante manual es un dispositivo mecánico, cilindro o rodillo giratorio, impulsado manualmente o por un motor eléctrico, con un cable o cuerda que sirve para arrastrar, levantar o desplazar objetos y grandes cargas. Pueden usar cable o cincha de tejido, mientras los primeros ocupan menos, las cinchas resultan más limpias y menos peligrosas. Sea como sea, siempre será recomendable que disponga de freno para que el peso no retroceda en el peor momento.

Su origen se remonta hasta las antiguas minas de minerales, donde se usaba una especie de máquina giratoria, tipo cabestrante, que se movía gracias a las caballerías que lo movían. Más tarde pasaron a utilizar energía eléctrica para mover un tambor horizontal. En la actualidad se han modernizado para facilitarnos mucho más el trabajo. En la actualidad se emplean para desempeñar multitud de labores entre la que destacamos la náutica, en la que estos utensilios se emplean mayoritariamente para cargar embarcaciones en sus respectivos remolques ocasionando un menor esfuerzo para el hombre.

¿Qué tipos de cabrestante hay?

Existen diversos tipos de cabrestantes en el mercado, desde los tradicionales mecánicos (cabrestantes manualesen los que el trabajo de carga se realiza a mano, hasta los eléctricos, que permiten desempeñar la labor de carga apretando un sólo botón. Estos últimos son muy recomendables si se sale a navegar sólo, debido a que libera al usuario de la labor de carga y puede centrarse mejor en equilibrar los pesos dentro del remolque, labor cuanto menos fundamental para su seguridad.

Tipos de Cabrestantes

¿Cómo elegir el cabrestante correcto?

Si estás pensando en reemplazar el cabrestante de su remolque debe tener una serie de cuestiones en cuenta. Entre ellas el tamaño del mismo, pues puede ser la diferencia entre tener un buen día o no en la rampa de embarque. Esto es debido a que si eliges un cabrestante menor que el que necesitarías en función del peso de tu embarcación y la capacidad del remolque, a este le costará mucho más realizar la correspondiente fuerza de arrastre, o lo que es lo mismo, costará muchísimo arrastrar la embarcación fuera del agua. Eso es lo último que queremos cuando compramos un cabrestante, pues lo ideal es que nos haga la vida más fácil y no todo lo contrario.

En cambio un cabrestante mayor que el que necesitas (en función del tamaño de la embarcación y de la capacidad del remolque), si que te haría la vida mucho más fácil, pero es una tontería pagar un dinero de más, cuando podrías invertirlo en otras piezas esenciales para tu barco.

Por ello, la elección del cabestrante adecuado es una tarea fundamental, tanto para gastarse el dinero adecuado como para que dicha inversión resulte productiva.

¿CÓMO CALCULO EL ADECUADO?

¡Es fácil! Un cabrestante adecuado debe tener la capacidad de arrastrar al menos la mitad del peso que sumarían el barco, más el motor. Por tanto lo primero que debemos tener en cuenta es el peso total de la embarcación, y no la longitud de la misma. Por peso total entendemos el peso del motor más el de la embarcación. ¡Pero cuidado! No se aconseja tener en cuenta el peso en vacío de la misma (el de la ficha técnica), tenga en cuenta que cuando embarcamos llenamos la embarcación de alimentos, aparejos de pesca y otras cosas para nuestro día de navegación, ese es el peso real.

En resumen, tanto un cabrestante demasiado pequeño, como demasiado grande nos complican la vida ya sea porque no tenga capacidad de rendir en el caso del demasiado pequeño, o que nos gastemos dinero de más en uno demasiado grande. Elige el cabrestante en función del peso del barco y no teniendo en cuenta su longitud.

¡Recuerda! No tengas en cuenta el peso en vacío, sino el peso que la embarcación tendría una vez llena de todas las cosas que necesitaría para pasar un día de navegación, sumado al peso del motor.

Don Casey, experto de BoatUS dice: “Lo ideal es elegir un cabrestante que tenga capacidad para al menos la mitad de la suma del peso del barco, el motor y el remolque”.

Cabrestante Manual 550 Kg
Cabrestante Manual 750 Kg
Cabrestante Manual 1750 Kg.

PARA LA CORRECTA ELECCIÓN COGE TU CALCULADORA Y SIGUE LAS SIGUIENTES INSTRUCCIONES:

  • Calcula un “peso en vacío” para el remolque, el motor y el barco. Esta información está generalmente disponible en el manual del barco, el manual del motor y el manual del remolque. Utiliza la calculadora para agregar el peso de esos tres elementos: (2.500 libras) en barco + motor (460 libras) + remolque (920 libras) = 3.880 libras.
  • Estimar la cantidad de equipo, gas, alimentos y bebidas que lleva. Algunas personas llevan 100 libras de material por persona. La gasolina pesa 6,25 libras por galón; multiplica la cifra superior por la capacidad de tu tanque de gasolina para determinar el peso del combustible: tanque de 10 galones x 6,25 libras por galón = 62,5 libras. Añadir 50 libras de material variado y el total es de 112,5 kilos.
  • Añade el peso del remolque, el barco, el motor y el engranaje: 3.880 libras + 112,5 libras = 3.992,5 libras.
  • Divide el peso total por dos: 3,992.5 / 2 = 1.996,25 libras. Basado en recomendación de Casey, este es el cabrestante de TAMAÑO MÍNIMO que debes tener en tu remolque.

¿Cómo lo instalo?

En este apartado damos algunas nociones básicas de como instalar el cabrestante manual una vez seleccionado el adecuado.

Sigue los siguientes pasos:

  • Coloca la base del torno previamente perforado en su lugar, en la lengua del remolque. Marca con un rotulador permanente a través de los agujeros el lugar a perforar, tanto en el lado de la base del torno, como en los lugares de la lengüeta del remolque donde se debe perforar los agujeros de montaje de la base del torno.
  • Perforar los orificios de la lengüeta del remolque con un taladro.
  • Mantén la base del torno en su lugar, desliza los pernos a través de la base de cabrestante y la lengua del remolque. Coloca las arandelas y tuercas correspondientes al diámetro del perno. Aprieta las tuercas de cierre con una llave ajustable.
  • Coloca el torno en la parte superior de la base dle cabrestante manual (galvanizado antideslizante), introduce los tornillos correspondientes a través de los orificios de montaje del cabrestante. Coloca las arandelas correspondientes y las tuercas de cierre. Por último, aprieta las tuercas de cierre con una llave ajustable.

Recuerda que estas son unas nociones básicas de instalación, ten siempre en cuenta las recomendaciones del fabricante o pide opinión en la tienda donde adquieras el producto.

¿QUIERES CONOCER MAS SOBRE TU REMOLQUE?